Super Bowl 2016: Uptown Funk, Formation, los duetos, ¿qué salvó a Coldplay en el medio tiempo?

Coldplay, Beyoncé y Bruno Mars en el Super Bowl 2016
Escrito por

En melty te contamos todo lo que pasó en el esperado show de medio tiempo de Coldplay.

Desde el momento en el que anunciaron la participación de Coldplay en el show de medio tiempo del Super Bowl 2016, miles de personas hicieron saber su escepticismo y falta de confianza en que la banda británica pudiera llevar el show al nivel de espectacularidad al que estamos acostumbrados. Desde veteranos como Paul McCartney y los Rolling Stones hasta actos recientes como Bruno Mars y Katy Perry, cada uno ha enfrentado los retos y dificultades de actuar en el show televisivo más grande del mundo. Es por eso que la decisión de llevar a Coldplay este año vino con tanta controversia: si bien la banda es conocida por llenar estadios enteros en sus conciertos, es bien sabido que sus presentaciones no se basan en la rimbombancia, sino en la sutileza y cariño de sus fans que buscan cantar con ellos clásicos y escuchar la voz de Chris Martin en toda su naturalidad. Sin embargo, parece que la apuesta de este año vino de la mano de la salida de su último disco A Head Full of Dreams y su colaboración con Beyoncé en el track "Hymn for the Weekend", lo cual les dio la oportunidad de traer a Queen Bey como invitada especial. El problema fue que esa "invitada especial" les robó el show y Coldplay acabó viéndose como el acto secundario en su propia presentación. En melty te contamos todo lo que sucedió la tarde de ayer.

Empecemos aclarando algo: quien escribe es una gran fanática de Coldplay que va a sus conciertos a corear sus canciones con una lagrimita en el ojo. Incluso después del no tan exitoso disco de Ghost Stories, mi fe en una de mis bandas favoritas no cesaba y esperé A Head Full Of Dreams con la emoción debida. A mi parecer, esta última entrega de los británicos no es mala, sino que simplemente lo intenta demasiado. Demasiados colores, demasiadas colaboraciones, una producción que simplemente grita "demasiado". Y si me preguntan, ese fue justo el gran problema con el show de ayer: lo intentaron demasiado y se notó. Empezaron con "Viva La Vida", track que probablemente es uno de los más "espectaculares" que tienen en su discografía. En un escenario psicodélico y colores del arcoiris, Chris Martin saltaba de un lado a otro acompañado de una orquesta de niños de Los Ángeles introduciendo "Paradise" y tratando de integrar a la audiencia en su presentación. Congruentes como siempre, Coldplay dio el show de Coldplay que todos esperábamos pero no más, a pesar de su evidente esfuerzo. Y es que en ese punto llegó el verdadero espectáculo con los primero acordes de "Uptown Funk" y un siempre imponente Bruno Mars que llegó a salvar lo que hasta el momento era "una presentación más" de la banda británica.

Con cuatro bailarines a su lado, Mars vino a recordarnos su presentación en solitario de hace un par de años en el que sorprendió a todos demostrando la calidad de artista que es. Y es que si hay algo que sabe hacer el chico es dar un show. Conoce perfecto las cámaras, los pasos de baile, sus movimientos en el escenario. Y claro, el hecho de estar cantando una de las canciones más pegajosas de los últimos años no afecta para nada. Fueron tan solo un par de minutos los que necesitó el chico para arrebatarle el protagonismo a Martin y volver el show suyo. Esto claro, antes de la aparición de Beyoncé. En medio de bombos y platillos, entró Queen Bey rodeada de sus bailarinas, quienes estaban vestidas en cuero negro simbolizando al movimiento social de las Panteras Negras. La chica llegó a cantar su sencillo "Formation", una elección un poco extraña ya que es el track que acababa de sacar unos días antes. Sin embargo, esto no importó. Muy por el contrario, fue la plataforma perfecta para que Beyoncé no sólo diera a conocer la canción al mundo entero, sino que pudiera hablar sobre un tema básico del track: la discriminación racial en Estados Unidos. Queen Bey había llegado no sólo a dar un espectáculo, sino a difundir un mensaje de la mejor manera que sabe hacerlo: cantando y bailando.

#beyonce #coldplay #brunomars

Una foto publicada por sou viciada na Beyonce???????? (@souviciadaembeyonce) el

Momentos después, "Uptown Funk" se volvió el campo de batalla entre Beyoncé y Bruno Mars, quienes bailaron a todo lo que da al ritmo de la canción. ¿Y Coldplay? Chris Martin y compañía estaban en algún rincón del escenario siendo testigos de la grandeza que es necesaria para llevar a cabo un show del Super Bowl y esperando a que los bailarines y performers tuvieran su gran momento. Fue una vez que acabaron con ese track que Martin se subió a tocar el piano para romper un poco el ritmo y tocar su canción "Fix You". Al ser el Super Bowl 50, los organizadores decidieron hacer un tributo a todos los shows anteriores, proyectando partes de las presentaciones pasadas en el escenario. Si este era el "momento sentimental" del show, siento decir que se logró muy a medias pues, en medio del movimiento y frenesí que introdujeron Beyoncé y Bruno Mars, fue un regreso un poco tibio a un "viaje al pasado" un tanto innecesario (sino es que aburrido). Y fue ahí que llegó la culminación del show, con los tres interpretes y la banda cantando "Up & Up" de Coldplay en medio de coreografías en la cancha, colores y un gran sentido de confusión en el público. Su mensaje final, "BELIEVE IN LOVE" ("cree en el amor"), fue un lindo intento por traer algo mínimamente "épico" al show.

Believe in love ! #coldplay #superbowl #believe #love #peace #rainbow

Una foto publicada por Nelly J'grl (@nellyjgrl) el

Antes de su presentación, Chris Martin dio una entrevista en la que declaró que su hija Apple lo había tranquilizado diciéndole que lo peor que le podría pasar en el show del Super Bowl era que se volviera un meme. La pequeña de once años actuó como profeta pues no tomó mucho tiempo para que el Internet se volviera loco con la presentación e hiciera memes de un desorientado Chris Martin en el escenario. La pregunta es, ¿qué hubiera pasado si Coldplay hubiera estado solo? ¿Será que el error fue conseguir a invitados demasiado apantallantes que les robaron el show? ¿O de plano los británicos no tenían lo necesario para volverla una presentación épica? Alrededor del mundo, el discurso parece ser: Bruno Mars sabe bailar, Beyoncé es la reina de todo escenario que pisa y Coldplay estuvo por ahí en algún lugar. Un show de medio tiempo poco congruente y un poco confuso que fue "salvado" a momentos por la grandiosidad de dos estrellas que saben manejar a una audiencia pero que, a final de cuentas, nunca encontró su lugar y probablemente pasará a la historia como "uno más". ¿A ti qué te pareció el show de medio tiempo de Coldplay? Cuéntanos en los comentarios y síguenos en @melty_mx.

Crédito NFL