One Direction: 'Made in the A.M.' es la despedida que nos deja con ganas de más (reseña)

One Direction: 'Made in the A.M.' (reseña)
Escrito por

En melty te traemos la reseña del último disco de One Direction, 'Made in the A.M.' ¿Cuáles fueron nuestras canciones favoritas del álbum?

En el 2010 nadie imaginó el fenómeno en el que One Direction se convertiría. Harry, Liam, Louis, Niall (y en ese entonces Zayn), conquistaron, en muy poco tiempo, al mundo adolescente con su imagen y su concepto. Durante muchos años, la música no tuvo una boyband que reflejara y satisficiera a la nuevas generaciones -tal y como lo hicieron en su momento Backstreet Boys y *N SYNC- y lo que empezó como una muy buena idea, terminó siendo una de las mayores sorpresas en los últimos años. Pareciera que One Direction estaba destinado a pasar a la historia como otra de las boybands prefabricadas que existen en la industria de la música, donde el talento de sus integrantes es inversamente proporcional a su atractivo físico... Para comprobar la teoría de muchos, Harry Styles se convirtió en el póster que todas las chicas tenían en sus dormitorios y su relación amorosa con Taylor Swift se volvió la referencia obligada de la cultura pop; el drama alrededor de la salida de Zayn Malik fue tema de conversación relevante durante mucho tiempo así como la paternidad de Louis Tomlinson lo ha sido en los últimos meses. Pero, ¿y la música? Made in the A.M. es la mejor respuesta que los chicos pudieron tener a esta pregunta, ya que es un disco que demuestra los talentos que Harry, Louis, Liam y Niall tienen como grupo y también, en algunas canciones, aquellas virtudes que tiene cada uno individualmente. En melty te traemos la reseña del mejor disco de One Direction en lo que va de su carrera y te decimos cuáles son nuestras canciones favoritas de este proyecto. ¿Quieres saber más? ¡Sigue leyendo para conocer todos los detalles de Made in the A.M.!

Made in the A.M. inicia su historia con 'Hey Angel', una canción que durante su inicio nos recuerda a 'Bitter Sweet Symphony' de The Verve y que nos confirma la intención de los chicos por llevar su sonido hacia el rock que era tan común a finales de los noventa y por el que bandas como U2 o R.E.M. se caracterizaron en su momento. Quizá la letra de la canción siga los pasos un tanto superficiales de algunas otras piezas de su repertorio (el coro "Oh I wish I could be more like you/ Do you wish you could be more like me?/ Oh I wish I could be more like you/ Do you wish you could be more like me?" sigue siendo tan genérico e impersonal como el que se puede escuchar en 'Live While We're Young' o 'Best Song Ever'), pero musicalmente, 'Hey Baby' nos sugiere un crecimiento por parte del grupo que se vuelve aún más evidente a lo largo del disco.

'Drag Me Down' da un paso atrás en dicho crecimiento para regresar a los chicos al territorio boyband -en el cual ellos son expertos- pero al hacerlo, 'Drag Me Down' también nos recuerda lo pegajosos que pueden ser este tipo de sencillos, los cuales brillan por una producción muy cuidada que siempre tiene en mente colocar a la canción en la cima de las listas de popularidad. Y si algo debe reconocerse sobre el grupo es la facilidad que tiene para hacer este tipo de tracks, los cuales cumplen con aquello que prometen y continúan su legado como la boyband de las nuevas generaciones. Este tipo de tracks son inofensivos pero también lo que One Direction necesita para continuar su marca en la industria.

Mucho se dirá sobre 'Perfect' y las referencias que existen en la canción sobre la relación fallida entre Harry Styles y Taylor Swift, pero lo cierto es que es el track que da señales de vida de parte de algunos de los integrantes del grupo y nos muestra, sutilmente, lo que ellos quieren decir a través de su música. No es coincidencia que 'Perfect' sea la primera canción del disco en la que Harry Styles y Louis Tomlinson obtuvieron crédito como autores, demostrando que el aporte de los chicos es vital para crear algo con más sentido y durabilidad. Quizá One Direction nunca será el grupo al que recurriremos para escuchar revelaciones sobre la experiencia humana, pero se agradece que sus integrantes se tomen el tiempo para contribuir con un poco de su intimidad y de su voz como artistas, volviendo su trabajo un poco más personal de lo que usualmente es.

'Infinity' sigue la línea de 'Drag Me Down' (en el sentido de que es una canción clásica de boyband), con la diferencia de que 'Infinity' está destinada para ser una de las mejores y más clásicas interpretaciones en vivo del grupo. 'Infinity' va subiendo de intensidad lentamente, hasta alcanzar el explosivo final que definitivamente vemos como un highlight de su próximo tour. De igual forma, 'End of the Day' es otra canción que seguramente ganará más adeptos con las presentaciones en vivo, ya que los aplausos presentes en los coros son perfectos para una gran interacción con los fans. No obstante, 'End of the Day' también es una mezcla entre lo que uno podría esperar de One Direction (en el coro) y esa parte artística de Harry, Louis, Liam y Niall que se encuentra en una constante lucha con la marca que vende el grupo.

Pasadas las primeras cinco canciones del disco, los chicos se sienten más cómodos explorando sus talentos y 'If I Could Fly' es la clara prueba de eso. 'If I Could Fly' es una balada inusual en el sonido del grupo -la producción es muy sencilla y el piano resalta las voces de sus intérpretes-, pero una que también continúa con el proceso que 'Perfect' inició y que nos muestra un lado más personal y adulto de One Direction. La letra que nos dice "For your eyes only, I show you my heart/ For when you're lonely and forget who you are" es de los momentos más íntimos que One Direction nos puede entregar en este momento y que por ahora también es suficiente. Desgraciadamente, 'Long Way Down' falla en replicar el sentimiento de 'If I Could Fly' y a pesar de no ser tan interesante como su antecesora, destaca el crecimiento vocal de todo el grupo.

El track compuesto por Niall es otro de los highlights de Made in the A.M.; 'Never Enough' es One Direction en su forma más inocente, divertida y pura, ya que muestra a los integrantes disfrutando como nunca de los distintos ritmos y sonidos que componen a la canción. En 'Never Enough' hay un poco de 'Stand by Me', de sonidos propios de una interpretación a capela y como bonus, una letra provocadora, sin llegar a ser agresiva, que describe lo enamorado que está su protagonista de su pareja en turno. Quizá el track no vaya con la línea musical a la que One Direction quiere llegar, pero definitivamente es un track que funciona muy bien como experimentación y como prueba de la variedad de voces que One Direction puede encontrar en sus integrantes cuando se les da la libertad de explorar su rango como artistas.

'Olivia' es lo más cercano que One Direction estará de los Beatles y también es otro de los tracks que nos sorprenden por lo inesperado y bueno que es. 'Olivia' sin duda podría formar parte del repertorio del cuarteto más famoso del mundo, lo cual es una muestra del talento que Harry, Niall, Louis y Liam han logrado cosechar estos últimos años y que en Made in the A.M. nos muestra una nueva faceta suya. Como dato extra (y que probablemente es muy notable para cualquier fan), 'Olivia' tiene en sus créditos a Harry Styles como autor. El disco cierra su mejor parte con 'What a Feeling', el track favorito de Liam Payne que tiene una vibra que nos recuerda a lo mejor de los años ochenta y que también hace homenaje a artistas y bandas como Fleetwood Mac, Eagles y Rod Stewart. 'What a Feeling' es otro experimento que brilla por lo fácil que es escucharlo y la poca dificultad que tiene para convertirse en una de nuestras canciones favoritas del grupo.

La felicidad se acaba en la recta final de Made in the A.M. y 'Love You Goodbye' nos regresa al mood triste y melancólico que 'Perfect' encapsuló perfectamente al inicio del álbum. 'Love You Goodbye', como su nombre lo sugiere, es una canción de rupturas que nos recuerda a todas las relaciones fallidas que hemos vivido y musicalmente, a las canciones que esperaríamos de One Direction en uno de sus discos anteriores. Por su parte, 'I Want to Write You a Song' es la canción más 'pequeña' y sencilla del proyecto, pero también una de las más memorables al evocar varias emociones y sentimientos con su interpretación. Podría decirse que la mayor parte de las baladas en Made in the A.M. funcionan bastante bien y que cada una tiene algo distinto que ofrecer, pero 'I Want to Write You a Song' es la más dulce de todas ellas y la que probablemente será una de las joyas mejor escondidas del grupo.

La edición estándar del disco cierra con 'History', la 'carta de agradecimiento' que escriben los chicos a sus fans y que es un final que nos deja con ganas de más One Direction. En 'History' es evidente que el grupo por fin se siente seguro de sí mismo y se da la oportunidad de respirar y disfrutar y en consecuencia, prometer que sea lo que sea que sigue en su futuro, será mejor y diferente a lo que ya conocíamos. Se agradece también que esta despedida ('History') se aleje de una producción complicada para entregarnos algo que podríamos escuchar en cualquier reunión con nuestros amigos. Por último, en lo que refiere a los bonus tracks del proyecto, 'Temporary Fix' es una canción muy curiosa y divertida que continúa con la variedad en el disco y que en sus versos nos hace recordar a bandas alternativas como The Killers, al mismo tiempo que en sus coros se asemeja al pop punk que esperaríamos de grupos como Fall Out Boy. 'Walking in the Wind' y 'Wolves' son similares a 'What a Feeling' en su vibra relajada y clásica, con la segunda canción siendo un poco más divertida que la primera. Para finalizar, 'A.M.' es una apropiada, pero melancólica despedida con frases como 'Feel like this could be forever right now/ Don't wanna sleep cause we're dreaming out loud'.

Los mejores tracks:
  • 'Perfect', 'Never Enough', 'What a Feeling', 'I Want to Write You a Song', 'History', 'Temporary Fix'.

Algunos críticos comparan Made in the A.M. con Let It Be de los Beatles en el sentido de que éste será el último proyecto de One Direction en mucho tiempo y aunque algunos aseguran que será el proyecto final de los chicos como grupo, nosotros creemos que lo mejor aún está por venir. En Made in the A.M. son evidentes las referencias al descanso que los chicos se tomarán el año entrante, pero el álbum nunca se siente como una despedida definitiva y por el contrario, se escucha como la promesa de una nueva etapa en la historia de Harry, Louis, Liam y Niall como grupo, el cual desde Four ha tratado de explorar nuevos caminos. Dicha experimentación, a pesar de no alcanzar el nivel de los grandes (todavía), los llevó a Made in the A.M., su mejor disco hasta la fecha y un proyecto que nos deja con ganas de más. No obstante, lo más importante que los chicos logran con este album es que su inminente regreso ahora es más emocionante de lo que llegamos a creer posible. Y tú, ¿qué piensas de 'Made in the A.M.'? ¿Cuál es tu canción favorita?

Escucha 'Made in the A.M.' si te gustó:
  • X de Ed Sheeran (2014)
  • World of our Own de Westlife (2001)
  • Black & Blue de Backstret Boys (2000)
Crédito One Direction