Making a Murderer: Steven Avery, las pruebas en su contra y más, ¡las directoras contestan a la audiencia!

Steven Avery, el caso más famoso en Netflix
Escrito por

Las cineastas Ricciardi y Demos contestaron preguntas por Twitter acerca de su polémica serie documental para Netflix. En melty te compartimos lo más interesante de 'Making a murderer'.

Making a Murderer ha causado tal polémica que se hizo una petición al presidente Obama para que concediera la libertad a Steven Avery y su sobrino Dassey, aunque no tuvo mucho éxito dado que el presidente sólo puede otorgar el perdón en casos federales, pero la conversación sobre la responsabilidad de Avery y su sobrino en el asesinato de Teresa Halbach continúa en redes sociales y diversos medios.La cuestión es si Steven es inocente o culpable y qué tanto la serie presenta todas las pruebas para poder tener una opinión informada. Making a Murderer tomó 10 años de trabajo, las directoras Moira Demos y Laura Ricciardi comenzaron a seguir el caso de Steven en el 2005 y a partir de ese momento se dieron cuenta que debían permanecer en el Condado de Manitowoc para obtener toda la información del caso. Utilizaron material de archivo e intentaron entrevistar a todos los involucrados, asistieron a todas las conferencias de prensa y al juicio. La cantidad de material que pudieron recopilar seguramente es impresionante, pero ahora que está al aire, muchos seguidores e involucrados directos en la sentencia, alegan que en la edición, evitaron material que evidenciaba la culpabilidad de Steven. Ricciardi declaró que su trabajo es de documentalista no de abogada, y el objetivo del material es cuestionar el sistema de justicia, no exonerar a nadie. Ante todas las dudas que se han generado, ambas cineastas tomaron Twitter como herramienta para responder a las dudas de los espectadores y en melty te compartimos algunas de sus respuestas para que vayamos teniendo una opinión más informada sobre el caso.

Una de las preguntas más importantes es el punto que hace el abogado defensor, Ken Kratz, quien asegura que se omitió la parte en la que se hablaba del ADN de Steven encontrado en la camioneta de Teresa Halbach. A lo que Ricciardi y Demos contestan que se insertó material donde la experta de las pruebas de laboratorio testificó, mencionando la contaminación de las pruebas. En la serie no se da ninguna opinión en cuanto a tomar una posición al respecto. Sobre la reciente entrevista con Jodi, la ex prometida de Steven quien declaró que todo fue manipulado y ella no quería aparecer en el documental, las cineastas aseguran que no han sido contactadas por Jodi para eliminarla del material, además de que hace 9 años Jodi se comportó de otra forma y así fue como la captaron con las cámaras, no manipularon sus argumentos ni su comportamiento.

Sobre la inocencia de Steven Avery, las cineastas aseguran que esta serie documental no busca tener una opinión ni tomar este caso como algo único y particular. Lo que se ha buscado siempre es manifestar las fallas en el sistema de justicia, y cómo toda esta maquinaria puede hundir a un ciudadano común. '¿Cómo poder hacer una reforma de este sistema?' eso es lo que Ricciardi y Demos cuestionan, y dan algunos consejos a los espectadores en sus respuestas de Twitter.

La serie de 10 episodios ha cautivado al mundo desde que se estrenó en diciembre del año pasado. Avery continúa en prisión por el asesinato de Teresa Halbach y en caso de que su inocencia sea verdadera, el sistema estadounidense no ha atrapado al verdadero responsable. El documental muestra cómo se instaura todo el poder de la ley y no se deja un pequeño espacio para la duda para buscar a otro sospechoso y poder esclarecer los hechos. En la serie podemos notar cómo para encerrar a Steven, crean todo un discurso en medios par que la opinión pública sea parte del juicio, además de que todas las instancias de justicia de Wisconsin se niegan a dudar del veredicto, se niegan a un segundo juicio. El derecho del ciudadano se ve olvidado y es la autoridad quien tiene el poder en ese tipo de situaciones. Las cineastas buscan con este material, cuestionar este uso de poder pues el caso de Steven es prueba de este sistema. El caso es particular por el previo agravio que sufrió, pasando 18 años en prisión injustamente, para después ser enjuiciado y encarcelado de nuevo. Más que pensar en la inocencia o la culpabilidad, ellas piden repensar sobre cómo funciona el sistema en Estados Unidos.

Crédito Netflix