Batman v Superman: el duelo más grande del universo de DC Comics, ¿es tan espectacular como esperábamos? (reseña)

Batman v Superman, reseña
Escrito por

Batman v Superman es sin duda una de las películas más esperadas del año. El duelo entre "el hombre y el dios" ha estado en la mente de todos los fans durante meses pero, ¿cumple las expectativas? En melty tenemos la reseña para ti.

Desde hace ya varios años, las películas de superhéroes se han vuelto una constante en las salas de cine. El universo de Marvel y DC Comics han sido abordados por diferentes productoras y realizadores que buscan llevar a las salas de cine las historias más icónicas de todos los tiempos. Algunas entregas se han vuelto grandes favoritas de los fans (como la trilogía de 'El caballero de la noche' de Christopher Nolan) mientras que otras sólo han gozado de un éxito mediano. Y es que con la gran cantidad de propuestas de este tipo que hay disponibles hoy en día, ¿qué debe tener una película de superhéroes para sobresalir? Zack Snyder, Ben Affleck y Henry Cavill quieren responder a esa pregunta con su nueva película Batman v Superman. La cinta ha pasado por meses de promoción, videos y fotografías que han despertado el interés del público y la expectativa ha crecido de manera exponencial a medida que el estreno se acerca. Esto claro, es peligroso, pues han creado tanto "hype" por la cinta que es difícil cumplir los deseos de todos. Después de la premier en el Auditorio Nacional de la Ciudad de México, Batman v Superman al fin está en cines y en melty tenemos la reseña para ti. ¿Estás listo? (OJO: podría tener spoilers).

"God versus man" ("Dios contra el hombre") dice Lex Luthor en varios de los avances. La cinta, que es la continuación de la también dirigida por Zack Snyder, Man of Steel, nos presenta a un nuevo antagonista para el hombre de acero: ni más ni menos que el murciélago de Ciudad Gótica. Con altas expectativas, el título nos sugiere una épica batalla entre el héroe y el superhéroe en donde la ventaja de uno podría ser aplastante. Si Superman tiene poderes y Batman es un simple mortal, ¿qué tipo de competencia podría haber entre ambos? La respuesta está (como en cada representación de Superman) en la kryptonita, aquella piedra verde que debilita al hombre de acero y lo vuelve vulnerable ante la evidente y muy construida fuerza de Batman. Con esto en juego, la competencia se nivela y la batalla puede volverse tan épica como todos esperan. Pero, ¿lo es?

Para entender la cinta, Snyder y el guionista Chris Terrio proponen una serie de flashbacks sacados del final de Man of Steel. En una secuencia bien lograda, vemos a Bruce Wayne llegar a Metrópolis (ciudad que está justo al lado de Gótica) para tratar de salvar a sus empleados de la torre Wayne en esta ciudad. Con todas las buenas intenciones de un Batman idealista, Wayne se acerca a la estructura sólo para verla caer frente a sus ojos y encontrarse frente a frente con uno de sus empleados que ha perdido las piernas gracias a la destrucción. Y, ¿de quién es la culpa? Para Bruce Wayne no hay otro culpable que Superman y en ese momento, el superhéroe entra en la mira del oscuro personaje de Gótica, quien no parará hasta asegurarse de que no vuelva a ser una amenaza para la humanidad. Suficientemente sencillo, ¿no? Lo sería, de no ser porque los creadores decidieron incluir una serie de subtramas políticas y éticas un tanto confusas que vuelven el conflicto entre los héroes algo más pesado de digerir. ¿A qué nos referimos?

Primero que nada está Lex Luthor, personaje interpretado por Jesse Eisenberg que es una combinación entre Mark Zuckerberg de Facebook y un villano de cómic desquiciado. Al parecer el chico tiene un gran resentimiento hacia Superman pues, a pesar de ser extremadamente inteligente y hábil, no tiene la capacidad de "hacerlo todo" como el superhéroe. Sin embargo, por medio de sus influencias políticas y económicas, conseguirá la manera de crear un arma que podría matar al hombre de acero (Doomsday) y ponerle fin a su reinado de "perfección". Por otro lado tenemos el conflicto de relaciones públicas de Superman quien después de los sucesos de Man of Steel ha sido ampliamente criticado por el gobierno y el público en general, ¿debería hacer lo que quiera a voluntad? ¿Alguien debería pararlo? Asimismo tenemos a la Mujer Maravilla, quien parece tiene su propio conflicto con Zuckerberg (perdón, Luthor). Por otro lado está el empleado sin piernas de Bruce, quien busca mandar un mensaje político anti-Superman. Después está la "aparición" de la Liga de la Justicia. Más tarde el conflicto existencial de Bruce Wayne y su nuevo y oscuro Batman, ¿es bueno o es malo? En Smallville vemos a Martha Kent y el propio conflicto existencial de Clark Kent. Y finalmente, tenemos a Lois Lane tratando de ser relevante en una sub-trama política/periodística que francamente... se siente demasiado forzada. ¿Se me olvidó alguna parte de la historia? Probablemente sí y ese es uno de los grandes conflictos que tiene la cinta: trata de contar demasiado y vuelve una historia sencilla en algo exhaustivamente complejo.

Antes de seguir voy a aclarar algo: quien escribe nunca ha sido gran fan de Snyder ni Man of Steel (considero que es una de las películas de superhéroes más aburridas que he visto en los últimos años). Por lo mismo, mis expectativas para la cinta no eran particularmente altas y debo admitir que salí gratamente sorprendida de la sala de cine: a diferencia de su predecesora, esta entrega no me aburrió ni medio segundo. Esto lo digo relacionándolo con mi punto anterior. A pesar de estar demasiado sobrecargada de giros narrativos, personajes, apariciones sorpresa y subtramas que no le hacen mucho favor a la principal, la película es entretenida y te mantiene al pendiente de la historia la mayor parte del tiempo. Está plagada de referencias a los cómics y personajes icónicos como Robin y el Joker y, para los fans del universo de DC Comics, es un deleite lleno de fun-facts geeks y pequeños guiños a las próximas cintas de la Liga de la Justicia. La gente aplaudía en el cine y con buena razón. En algún lugar leí que la cinta era como un tráiler gigantesco lleno de escenas emocionantes que no acababan de "cuajar" juntas pero que te harán sentir la emoción. Si me preguntan, esa es la manera más atinada de ver la cinta, razón por la cual no la calificaría como un desencanto sino meramente como lo que es: una película hecha para los fans. De ahí a que sea un buen trabajo cinematográfico es otra historia...

Aún así, no podemos desechar de todo el esfuerzo de Snyder y compañía por hacer el primer intento de "película de ensamble" del universo de DC Comics. El cometido de la cinta se cumple: plantea el escenario para que se desarrollen los siguientes proyectos como 'La Mujer Maravilla' (2017) y 'La Liga de la Justicia'. El problema es que en su esfuerzo de incluir tantos detalles y pequeños guiños, el tema más importante de la cinta es dejado de lado. En su visita a México, Zack Snyder declaró que su secuencia favorita era la pelea entre Batman y Superman en la lluvia, misma que muchos esperaríamos fuera el highlight de la cinta. Si bien el esfuerzo por traer este encuentro a un nuevo nivel de complejidad moral y emocional es evidente, la pelea se desarrolla de manera relativamente plana con sólo Batman y Superman (y una entrometida Lois Lane) como testigos en medio de una isla abandonada. La falta de catarsis es evidente y la resolución del conflicto (que no revelaré aquí pero personalmente me pareció un argumento relativamente débil) es lo que muchos llamarían "guionismo flojo". Lo mismo para la pelea con Doomsday (una secuencia de golpes sin mucho que contar) y la aburrida persecución en el Batimovil (¿a alguien más le recordó la de Nolan?).

Y, ¿qué hay de las actuaciones? A pesar de no ser muy querido por los fans del murciélago, el Bruce Wayne/Batman de Ben Affleck cumple las expectativas son su interpretación de un personaje más viejo y "conflictuado" que está buscando una razón de ser más allá de sólo atrapar criminales. Gal Gadot como la Mujer Maravilla es un gran highlight de la cinta, si bien no necesariamente a nivel de actuación, sí por la simple presencia de la épica superheroína en la pantalla grande. Henry Cavill sigue siendo el Superman que vimos en Man of Steel, un personaje que aún no llega a los niveles de empatía que el público busca (¿será que simplemente no podamos tener empatía con Superman?) y Jesse Eisenberg por su parte, se encuentra flotando en un lugar entre el Zuckerberg de 'La Red Social' y un Joker de Heath Ledger menos irreverente (algunos lo aman, otros lo odian). En conjunto, el universo de la película con sus tintes "oscuros" cobra sentido en mi opinión, gracias a la presencia de Batman. Sin embargo, se aplaude el esfuerzo de Snyder y Terrio por tratar de bajar a Superman del pedestal y ahondar en problemas éticos más allá de su "identidad". Batman v Superman es uno de los más grandes proyectos del año que seguramente encantará a muchos y abrumara a varios otros pero, la ames o la odies, es un básico del cine del 2016. ¿A ti qué te pareció Batman v Superman? Cuéntanos en los comentarios.

Crédito Warner Bros. Pictures, Warner Bros/EW