Suicide Squad: reseña, ¿por qué Margot Robbie y Will Smith no pueden salvarla?

Suicide Squad poster
Escrito por

¿Un año de espera valió la pena? ¿Es el Guasón de Jared Leto el mejor? ¿Cuántas películas tendrá que hacer DC para superar a Marvel? En melty te contamos si toda la fantasía de los tráilers se cumple con creces- o no- en el Escuadrón Suicida.

El 2016 significaba un gran año para todos los amantes del cine gracias al montón de películas de superhéroes que había por estrenar (y de las que falta el pilón con Dr. Strange). Pero poco a poco, esos universos con mil conexiones, esas máquinas de publicidad con tráilers que venden joyas cinematográficas y los elencos multiestelares demostraron que no son suficientes para ser memorables, aunque sí rentables. En melty tenemos algunos comentarios que hacerte sobre la más reciente apuesta de DC Comics que llegaba precedida con récords de vistas en los avances, como la película más comentada en redes sociales y por supuesto, como una tabla de salvación ante lo mal recibida que fue en crítica especializada, Batman v Superman.¿Logra el Escuadrón Suicida dejar una huella o se queda en un muy buen tráiler con Queen de fondo?

La GRAN presentación del Escuadrón

Una vez que Deadshot y Harley Quinn se roban los primeros minutos es momento de ver qué hay detrás del resto del escuadrón. Cada villano tiene su momento cumbre –salvo Slipknot de quien nos deshacemos en no menos de 5 minutos- y es así que algunos rasgos de su personalidad y por su puesto su backstory salen a flote, pero ¿son suficientes para hacer de los personajes algo memorable o para al menos sentir que estamos viendo a un grupo unido? No. La producción se esfuerza en la presentación pero una vez que pasamos esa parte y al no estar muy claro quién es el enemigo o en qué radica su maldad (la premisa es simplemente “es una bruja, quiere que le devolvamos su corazón” sin ir más allá de la mitología de Enchantress) caemos en una lluvia de balas con uno que otro destello cómico a cargo de Harley, Boomerang o Deadshot.

Acción, acción, acción y nada más

Las escenas espectaculares de la película, están ya en los avances previos. La acción cae pero no porque hagan falta escenas con enfrentamientos, sino porque al faltar diálogo parece que la trama no avanza; al no saber perfectamente a qué o a quién persiguen seguimos en la suposición de que ‘están ayudando a algo’. Nos queda claro que Margot Robbie en caso de recibir su propia cinta como Harley Quinn lo haría perfecto (Will Smith está aparte pues ya está más que consagrado como héroe de acción), pero Jai Courtney, la misma Karen Fukuhara y el “soy militar y por eso soy muy bueno”, de Joel Kinnaman se quedan cortos; el resultado son buenas pero predecibles balaceras.

El cheque de Jared Leto y Cara Delevingne

La inclusión del Guasón es para hacer brillar a Harley Quinn pues no conocemos otro motivo del villano para actuar que el recuperar el amor de Harley o convertirla en la loca que ahora es. La actuación de Jared Leto es cumplidora, sin embargo el tiempo en pantalla además de que el guión no le ayuda mucho, hacen que su Joker sea sólo un elemento para la historia del personaje interpretado por Margot Robbie. Aún con una buena interpretación, su presentación estelar en toda promoción de la cinta no está justificada y al parecer todo se trata de crear expectativa para una verdadera travesura de su parte en La Liga de la Justicia.

Podríamos decir que Cara Delevingne está dando un ‘giro’ en su carrera como actriz gracias a Enchantress, pero por supuesto, sólo porque esté en una película de acción e intente brindar con gestos y hasta ‘bailes’ una intepretación, no quiere decir que lo logre o que se le vea futuro en pantalla (aunque habrá que ver qué hace en Valerian y la ciudad de los mil planetas). Un peso tan importante no debería haber caído en Delevingne, pues no basta su belleza, su cambio de voz (digital, por supuesto) y más tiempo en pantalla que muchos otros nombres más grandes que el de ella como para lograr que su Enchantress sea memorable, o siquiera creíble.

A pesar de que la introducción promete mucho (sin olvidar el cameo de Flash y la escena post créditos) y el soundtrack aún más, evidentemente eso no es suficiente para tocar verdaderas fibras sentimentales o crear una empatía total por el equipo en conjunto o por algún miembro en específico. Es entretenida simplemente por las bien logradas coreografías de algunas escenas o porque el casting es perfecto en la forma, pero no en el fondo. La que se esperaba fuera la digna sucesora de Batman v Superman, simplemente no lo es pues incluso el desarrollo de los personajes en la anterior estaba mucho mejor trazado y los motivos eran mucho más grandes que el “derrotar a una bruja que no sabemos por qué es mala”. El Escuadrón Suicida logra entretener pero no a los niveles prometidos y mucho menos al nivel que DC quiere para derrotar a Marvel.

Crédito Warner Bros. Pictures